Bucarest ▷ Qué ver en la capital rumana en un fin de semana

bucarestBucarest es una ciudad con grandes joyas arquitectónicas. ✅ Si todavía no las conoces, ven con nosotros a encontrar los mejores lugares de interés y descubre qué es lo que hay que ver en la capital de Rumanía. ⇨ Vamos de turismo activo por las calles de Bucarest durante un fin de semana. ✅

La ciudad a la que viajamos hoy es una gran conocida por muchas de las personas que viven en España. En especial en la Comunidad de Madrid. En efecto, gran parte de la población inmigrante que hay en Madrid o en España proviene de aquí, de Rumanía. Nos vamos a su capital, a Bucarest. Pero antes de nada tenemos que saber cómo podemos viajar a Bucarest. Hay muchísimos vuelos, desde las principales ciudades de España hasta la capital rumana.

Recordemos que Rumanía tiene su nombre procedente de “Nueva Roma“, puesto que eso es lo que significa etimológicamente esta palabra. Y hasta aquí viajan compañías como Ryanair o Wizzair.

Qué ver en Bucarest

Ahora bien, otra pregunta que debemos hacernos es ¿qué ver en Bucarest? Como cada ciudad, y en concreto como cada capital, esta pequeña París del Este tiene muchas cosas que ofrecer. Por ejemplo, el Parlamento en Bucarest.

Se trata de la sede del parlamento bicameral rumano, es decir, que tiene dos cámaras. Se sitúa sobre una pequeña colina: la Colina Spiri, en rumano Dealul Spirii. Esta colina está en el pleno centro de la ciudad, en el casco histórico. bucarest

Y aquí se encuentra este colosal palacio del Parlamento. Se trata de uno de los proyectos arquitectónicos más caros y rimbombantes, extravagantes, que han tenido lugar en el siglo pasado en Europa.

Este palacio del Parlamento en Bucarest cuenta con grandes tonalidades arquitectónicas, para casi hablar de él en letras mayúsculas. Ni más ni menos – casi para el libro Guinness de los récords. Se trata del segundo edificio más grande de todo el mundo, cuando nos referimos a los edificios de tipo administrativo.

¿Adivináis a cuál sigue? Pues ni más ni menos que al Pentágono de los Estados Unidos. Es verdad que tuvo continuos cambios, demoliciones, idas y venidas y arranques y paradas, hasta haber culminado esta joya, que hoy sí que podemos disfrutar ya de forma completa en Bucarest. bucarest

Y vamos a desplazarnos un poquito más por la ciudad, para continuar por una gran plaza que hay en la capital, la Piata Unirii.

Es una de las plazas más significativas y grandes de Bucarest. También fue ideada por el dictador comunista Nicolae Ceausescu, antes de fallecer.

Ahora nos encontramos ya en el centro de la ciudad, y aquí hay también mucho que ver.

Un paseo por el centro histórico de Bucarest

Tal vez es verdad que en las periferias y en otros barrios siempre hay cosas que ver típicas de la ciudad. Costumbres, elementos que los turistas no pueden alcanzar a ver, pero que sin embargo también son interesantes.

Aun así, por razones de tiempo nos vamos a centrar ahora en esta parte de Bucarest, como por ejemplo la Plaza de la Revolución, la Piata Revolutiei. Aquí, tras la revolución de Timisoara, comenzaría una gran revolución. En este pleno lugar donde se encuentra la antigua sede del partido comunista rumano.

En esta plaza fue ni más ni menos, como si se tratara de una película de James Bond, donde el dictador rumano dio su último discurso. De hecho es desde aquí desde donde huyó de Bucarest en helicóptero, con paradero desconocido para muchos por aquel entonces.

Y enfrente de esta Plaza de la Revolución, se encuentra el Museo del Arte. En este museo encontramos arte nacional rumano, aunque es verdad que hay también exhibiciones o muestras temporales de corrientes artísticas que proceden de otros países, estilos y épocas.

Sin duda un lugar muy interesante para visitar para todos los que se desplazan hasta aquí. Ya vengan de España o de Latinoamérica, para visitar Bucarest.

El famoso parque Herăstrău en Bucarest

Después nos vamos a acercar al parque Herăstrău, un gran parque, de grandes dimensiones en donde se puede montar en bicicleta, correr o pasear con los niños, con el perro o simplemente respirar en este pulmón y mayor zona verde de Bucarest.

Es un parque que cuenta con numerosos visitantes, y por supuesto como era de esperar no solo turistas. Aquí mucha gente de la ciudad viene a montar en barca, a su carril bici rodando con la bicicleta o simplemente con la familia, en especial cuando hace un buen tiempo. ¿A que dan ganas de venir a Bucarest? Sin duda puede ser un viaje interesante.

Además tenemos el museo etnográfico, llamado Museo Satului, que se sitúa a los pies del parque Herăstrău en Bucarest. Un museo en el que encontramos grandes ejemplos de la arquitecturabucarest rumana, desde donde por ejemplo podemos ver muestras de las regiones más dispares del país, como la región de Transilvania.

Si queremos hablar de cuántos edificios contendría este museo, llegan hasta 272 edificios. Desde granjas hasta casas pasando por otras estructuras como molinos.

Un paseo por la calle Kiseleff

La calle Kiseleff nos ofrece un paseo lleno de árboles, majestuoso, de embajadas de muchos países importantes, que sin duda forma un gran lugar para pasear y relajarse en lo más “cool“ de Bucarest.

Aquí encontramos también museos, como por ejemplo los de Historia Natural y del Campesino Rumano. Por supuesto también sus pequeños parques que adornan con hojas y pétalos de flor este paseo donde personas de tan alto nivel pasan cada día en dirección a sus trabajos.

Y como no puede ser otra manera en Bucarest, aquí tenemos el Arco de Triunfo. El Arcul de Triumf. Un arco de unos 27 metros de altura, que encontramos en la propia calle Kiseleff, recordemos que la calle Kiseleff, para todos aquellos que lo quieran visitar, está en el norte de la ciudad. bucarest

Estos símbolos conmemoran la participación de Rumanía en la Primera Guerra mundial. La gran victoria que obtuvo este país en esta Gran Guerra, contienda que sería la antesala de la segunda y más brutal aún Segunda Guerra mundial.

Un poco de la cultura rumana en Bucarest

Vamos a esparcirnos un poco y tendremos algo de arte si nos disponemos ir a la Ópera Nacional, la Ópera Nacional de Bucarest, de estilo tradicional e histórico y que data de alrededor del año 1953.

Si no te gusta tanto la ópera y prefieres el teatro, siempre puedes visitar el Teatro Nacional de Bucarest. Además de tener un interior espectacular, con un gran techo rosado que hace las delicias de los amantes del buen arte, vemos que lo que rodea este teatro es más que digno. Jardines, esculturas y un gran ambiente festivo para todos aquellos amantes de las artes escénicas.

La última joya arquitectónica en Bucarest

Aunque lamentablemente tenemos poco tiempo para estar y siempre nos dejaremos cosas, no podemos olvidar el Monasterio Stavropoleos, un monasterio de origen griego.

De la antigua Grecia, donde una iglesia única se plasma aquí para toda Rumanía, marcando un símbolo de una arquitectura que algún día nació en otro lugar. Aquí se escondieron muchos objetos de valor, cuando el dictador Ceausescu quiso derribar todo el centro histórico. Por fortuna muchas cosas se salvaron, incluidos sus grandes puertas grabadas y algunos de sus fantásticos murales.

Sin dudarlo, Rumanía tiene un tesoro entre otros muchos que es Bucarest. Bucarest es una ciudad que muchos no se atreven a visitar. Lo ven un país que no merece la pena. También no es tan turístico como otras de las grandes potencias turísticas de Europa.

Pero nada más lejos de la realidad. Como pasa con otros países, si lo pensamos un poco, Bucarest también tiene grandes joyas. Tiene mucho que ofrecer a los demás. Nada para aburrirse y todo para maravillarse y sorprenderse. Para dejarse llevar por esta ciudad. En nuestra opinión, en ningún caso os decepcionará.

El tiempo en Bucarest

La mejor época para visitar Bucarest puede que sea la de primavera, u otoño. Es decir, desde abril hasta junio o desde septiembre hasta octubre. ¿Por qué? Pues probablemente debido a sus temperaturas medias, templadas, aclimatadas y muy positivas para hacer turismo por esta “París del Este“ como algunos la llaman.

Es decir, si viajamos entre primavera u otoño no hará ni demasiado frío ni demasiado calor. Por lo tanto ésta época sería ideal – si pudiéramos elegir las fechas en las que quisiéramos viajar a Bucarest.