La Feria de Abril de Sevilla

Para muchos que conocen la península ibérica, hablamos de España concretamente, Sevilla es una ciudad que sin duda se caracteriza por su peculiaridad, por el buen vivir de sus gentes, y por la sonrisa que tiene siempre puesta y las ganas continúas de bromear.

No es para menos y, aunque puede ser que en verano haga un calor excesivo, durante el año Sevilla no es para nada ninguna mala ciudad en la que vivir. Ellos lo saben, y se dan cuenta. En este caso queremos hacer una pequeña introducción a lo que nos viene encima este año – otra vez más.

Un auténtico terremoto cultural y tradicional, la Feria de Abril de Sevilla. La Feria de Abril de Sevilla que tendrá lugar entre el 15 de abril y el 21 de abril de 2018 es decir, de domingo a sábado. Pero, ¿qué es la Feria de Abril? La Feria de Abril es una auténtica fiesta sevillana, nacional e internacional: casi mundial, como podríamos decir exagerando tal vez un poco.

Casetas, caballos, baile, buen vino y comida y miles de visitantes en donde tras Semana Santa se celebra, creando un gran impacto tanto turístico, así como que también es una Fiesta de Interés Turístico Internacional.

En esta festividad, en cuyas calles se nombran a famosos toreros, es donde es posible por ejemplo beber tanto refrescos como otro tipo de bebidas alcohólicas. Casi siempre, las casetas que venden productos típicos tienen cerveza, pero es más típico aún que otras cosas ver el vino fino que ofrecen trayéndolo de Jerez de la Frontera, o la manzanilla – fabricada, creada y destilada en Sanlúcar de Barrameda en la provincia sureña de Cádiz, también en Andalucía.

En esta fiesta es posible también comer el buen pescadito, y es que este gran acompañante del vino y de la fiesta tiene su propia festividad, celebrando una semana entera dedicada a de la devoción de este pequeño animal que también se come, sea en forma de frituras de pescado, con patatas, etcétera.

Por tanto, como decimos se puede beber vino cada vez que se va la Feria de Sevilla y que así, socialmente, se disfruta incluso más. Y en esta fiesta no pueden faltar las sevillanas, el baile más típico sevillano y que, por cierto, viene de largo puesto que esta feria lleva existiendo desde el año 1846, es decir, desde hace ya casi dos siglos.

Estas sevillanas, que es una música típica de Sevilla, viene de una pequeña mezcla entre varios tipos de baile folklórico español que poco a poco se fueron reconvirtiendo y remodelando hasta llegar a lo que hoy conocemos.

Hasta aquí os hemos dejado tan sólo unos pequeños destellos de lo que supone asistir en persona a la Feria de Abril de Sevilla. Sin duda es una gran experiencia, no sólo cultural, sino también folclórica y social, y para muchos comerciantes e incluso para el propio Ayuntamiento es un festejo económico.

Todo se actualiza, todo se renueva y las ganas de vivir estallan en un sinfín de clamores, de brindis de vino y de baile, acompañado de buena comida y de mejor música como el flamenco. Si te interesa este artículo no dudes en compartirlo, tal vez conozcas a más de uno que esté por Sevilla y quiera venir aquí 🙂