Bérgamo, una delicia para los ojos que se esconde tras sus murallas

20.11.2015 21:55

Bérgamo es una ciudad italiana al norte del país, localizada en la región de Lombardía a unos 60 kilómetros al noreste de Milán. Se trata de una ciudad pequeña, pero eso no hace que no merece la pena al menos una visita.

La parte buena es que es suficiente para conocerla emplear un solo día. Para viajar aquí, la mejor opción es viajar por Milán, donde simplemente haces un trasbordo en el aeropuerto Orio al Serio en Milán, para dirigirte al lugar en que ya estás: Bérgamo.

Una ciudad con encanto donde pasar un rato precioso en este antiguo emplazamiento medieval, hoy flor resplandeciente en una moderna Italia.

La ciudad se caracteriza por dos partes principales. bergamo

La primera es la Ciudad Alta y la segunda la Ciudad Baja, conectadas ambas partes por un funicular. Turísticamente es más atractiva la Ciudad Alta, ya que se compone de muchísima historia transmitida incluso a voces por los ecos de sus murallas, palacios, iglesias, plazas y pequeñas calles de piedra.

Qué ver en Bérgamo

Calles angostas y retorcida de vez en cuando, pero que sin duda compone un maravilloso paraje para visitar Bérgamo. Si no dispones de mucho tiempo, al menos asómate a ver la Basílica de Santa María la Mayor, que en su interior esconde un hermoso Santuario de joyas artísticas.

Muchas decoraciones, altares, estatuas y sobre todo tranquilidad que de vez en cuando es interrumpida por los flashes de curiosos turistas. La entrada la tienes gratis. Por otra parte, la Plaza Vieja no te la puedes perder tampoco ya que llegando y caminando desde Santa María la Mayor, sin duda llegarás a toparte con ella. Esta plaza es encantadora y muy acogedora, puesto que rodeada de edificios medievales, logra ser el lugar idóneo donde tomar un cafecito y descansar al sol en una terraza. bergamo

Además la Plaza Vieja tiene una fuente que en los veranos, cuando son especialmente calurosos, refresca un poco el ambiente así como la vista.

El Palacio de la Razón lo encontrarás en la misma plaza, y resulta ser el Ayuntamiento más antiguo de Italia.

Si sigues caminando por la Plaza Vieja, te encontrarás con otro punto muy interesante, el Palacio Nuevo. El Palacio Nuevo de Bérgamo, es hoy la Biblioteca Cívica dotada de grandísimas salas y preciosos cuadros y frescos.

Otra de las joyas de esta ciudad de Bérgamo es el Duomo, una iglesia famosísima en la ciudad que sin duda debes ver si visitas este lugar medieval. Tal vez por dentro sea cierto que es más interesante que por fuera, pero por eso mismo no te puedes quedar en lo primero que ven tus ojos, sino que debes entrar a verla por dentro también.

Después, en la plaza del Duomo, tenemos la Capilla Colleoni, preciosa por fuera y también por dentro. Fue construida en el siglo XV como mausoleo de Bartolomeo Colleoni. Fue él quién la mandó construir y es una magnífica obra de arte en la antigua sacristía, demolida, de Santa María la Mayor. Fue el propio Colleoni quién se encargó a través de sus soldados, de demoler esa sacristía, para tener lugar para su mausoleo, tal vez no logrado por los mejores medios. bergamo

Y vamos a la Ciudad Baja de Bérgamo, para volver a los tiempos contemporáneos, los de la bella Italia. Aquí podremos ver cómo viven los norteños en este país italiano, tiendas y bares, iglesias, restaurantes y teatros.

Todo esto compone Bérgamo, pero también una estación de trenes desde donde podrás visitar Milán y realizar todas las conexiones que esta ciudad ofrece.

Si tuviéramos que elegir un lugar destacable en la Ciudad Baja, tal vez nos quedaremos con la Porta Nuova, dónde se encuentran las principales calles, conexiones en autobús y dónde la vida se encuentra en plena ebullición, con sus paseantes, viandantes y estudiantes.