La inusual belleza del Castillo de Miramare

07.01.2015 15:55

Imagina un sitio en donde después de despertarte por la mañana, te acaricia la suave brisa marina, donde disfrutas de la siesta de la tarde en un gran parque y por la noche vas a dormir ante el ténue pero sonoro murmullo del oleaje. En el pasado, tan sólo podían disfrutar de este lujo los miembros de los Habsburgo y hoy tú puedes, al menos por un ratito, disfrutarlo también.

Déjate tentar por un viaje a un lugar inusual, que todavía no es un destino turístico muy popular, pero que a pesar de eso se enorgullece de su atractividad. Unirte a la gente que ya han descubierto éste espacio desconocido y vivir tu también el sentimiento del descanso casi absoluto. Volver al pasado, el cuál te enseña la manera de la vida de nobleza y pasar por los tiemos de cuento en un castillo de aspecto mágico. Visita el castillo de Miramare.

La residencia de la familia de los Habsburgocastillo de miramare

El castillo de Miramare está situado en la parte noreste de Italia, en las rocosas costas de la bahía de Grignano en el Mar Adriático, y a unos siete kilómetros al noroeste de la ciudad portuaria de Trieste. Hoy en día, muchos turistas admiran el castillo que ordenó construir en los años 1856 - 1860 el archiduque austriaco Fernando Maximiliano de Habsburgo, hermano del emperador Francisco José I y su esposa Carlota de Bélgica.

El castillo Miramare está construido de piedra caliza blanca, importado de Istria. En término de estilo de construcción se utiliza aquí combinación de elementos modernos de estilo medieval y neogótico. El Archiduque decidió embellecer los alrededores del castillo con un gran parque, que fue en aquellos tiempos utilizado como un jardín privado. El público tenía acceso al jardín tan sólo una vez al año, mientras que por el contrario para los habitantes y otra gente el castillo permanecía inaccesible. El jardín se diseñó por el mismo Maximiliano, en donde se encuentra el otro castillo, un poco más pequeño, llamado Castelletto.

castillo de miramare

La espectacular residencia Miramare la hizo su propietario construir para su familia. Después de la muerte de Maximiliano en 1867 el castillo   se convirtió en la residencia de verano de los Habsburgo, en el que se hicieron sólo unas breves visitas familiares. Durante las feroces batallas de la Primera Guerra Mundial trasladaron todas las preciosas obras de arte y muebles alllí asentados a una nueva ubicación temporal. A los Palacios de Schönbrunn y al Palacio de Belvedere en Viena. Por mutuo acuerdo entre los Gobiernos austriaco e italiano entre los años 1924 y 1925, estos bienes materiales históricos regresaron, en 1929, de nuevo a su posición original.

Hoy el castillo Miramare se utiliza como museo nacional. En la planta baja hay habitaciones con el interior en su estado original. Está equipado con mobiliario original del siglo XIX, así como otros objetos y adornos que se encontraban allí en los tiempos de sus dueños originales. También puedes encontrar aquí el dormitorio del archiduque y su esposa Charlotte, el comedor, la biblioteca, así como otras habitaciones de este período.

La exposición que está situada en la primera planta te mostrará la vida de Amadeo General de Saboya, duque de Aosta, también de una época anterior a la Segunda Guerra Mundial. Si eres amante del arte y de la pintura, no olvides visitar una de las habitaciones en la que se encuentran los imágenes del famoso Cesare Dell'Acqua, que en sus obras mostraba la vida de Fernando Maximiliano a través de la que podrás descubrir el período del siglo 19.

La riqueza del parque y sus rincones

Los alrededores del castillo Miramare se caracterizan por un gran parque, donde podrás relajarte y pasar un tiempo romántico inolvidable en la costa italiana. Con una superficie de 22 hectáreas te ofrecerá varias maneras de expandir el alma en un agradable entorno natural. Está compuesto por diferentes especies deel abeto o la pícea de España. La cantidad de pastizales, jardines ingleses, fuentes e incluso un lago con cisnes te seducirá y hará que te sientas como si estuvieras formando parte de un cuento, al cuál puedes regresar sólo con la idea de volver a entrar a este lugar encantador. Árboles y plantas tropicales, así como otros tipos de vegetación exótica de México, Asia y América. Sus bosques se caracterizan por los cedros del Líbano.

castillo de miramareSus densos bosques ofrecen una agradable sombra donde se puede refrescar la mente y renovar la energía en los tiempos calurosos de verano para explorar otros lugares ocultos. La compañía, durante un paseo por el bosque, de los pájaros con su fuerte pero agradable canto ciertamente no decepcionan a cualquier visitante en esta parte más oscura del parque. El alrededor del castillo de Miramare hace más atractivo el camino por la costa del mar. La vista a él pone aún más fuerte el humor romántico del ambiente. ¿No lo crees? ¡Ven, por tanto, ver por ti mismo! Después también te conviertes en uno de los fans de este lugar excepcional.

 

Puedes encontrar más información en el apartado Como llegar a Castillo Miramare