Las joyas monumentales del Parque Europa

27.01.2015 17:00

Paseando por sus pequeños rincones, disfrutando de las vistas de los grandes monumentos de Europa mientras se conoce algo de cada país y, a la vez, aprendiendo aquellos que todavía no saben. Así pasa también mucha gente su tiempo libre. Con sus hijos, con sus amigos, con sus perros o solos. El Parque Europa: el espacio, en donde el viejo continente presenta sus joyas más importantes.

Monumentos europeos en grandes pequeñas réplicas

El Parque Europa se encuentra al sur de la ciudad de Torrejón de Ardoz, a pocos minutos de Madrid, la capital de España. Detrás de sus puertas ofrece en el área que abarca hasta 17 réplicas de monumentos europeos e incluso un fragmento original del Muro de Berlín. Cada réplica tiene su lugar y descubriendo el parque poco a poco te acercarás a cada una de éstas magníficas joyas de la historia europea, puesto que forman parte a menudo de su idiosincrasia. La originalidad del Parque consiste en tener todos los monumentos a la vista en un único lugar, para «llegar, mirar y admirar». Así se puede viajar como en un sueño por varios países de Europa sin tener que recorrer ni una pequeña parte del continente. Es cómodo, ¿no?

Pasear por el Puente de Londres, visitar la Torre Eiffel sin moverse de "casa", descansar en el anfiteatro o teatro griego, captar nuevos recuerdos en el inolvidable Muro de Berlín, fotografiar la Puerta de Alcalá o refrescarse en la Fontana de Trevi. Todo eso y más de casi todos los países que quedan dibujados en éste parque, a título de grandes pequeñas réplicas. Está construido de forma tan fiel a la realidad, que uno tiene el sentimiento de estar de verdad en esos mismos lugares que evoca: !aunque otra cosa es el clima!

Llegar, mirar y admirar

El Parque tiene 3 accesos, por los que se puede entrar y desde allí descubrir completa y comódamente en dirección a los cuatro puntos cardinales. Muchos árboles que con su robusta presencia ayudan en los veranos más calurosos te harán sentir un poco de fresco en verano, y descansar y coger más energía para seguir descubriendo Europa. Hay también un montón de flores que hacen la zona aún más bonita y, además, muy alegre.

La entrada al Parque es gratuíta, aunque la amplia oferta de actividades puede tener algún coste. No obstante vale la pena probar por lo menos algunas, que siempre dejan buenos recuerdos no sólo a niños sino también a nosotros: adultos. Imagina embarcarte en un romántico barco con tu pareja y admirar los monumentos desde el gran lago. También puedes probar las bolas acuáticas o simplemente observar a los que se atreven a hacerlo. Si te gusta el mundo de la arquería no esperes más y prueba a ver si sabes disparar bien. En La Mujer Gigante podrás aprender un poco más sobre el cuerpo humano o encontrar animales salvajes en Fauna Aventura.

Descansar sienta bien

Muchos restaurantes y cafeterías están disponibles para si quieres pasar un rato descansando y tomando algo o si te entra hambre pero no quieres todavía abandonar el Parque. Si prefieres llevar tu comida de casa, hay un merendero, donde puedes comer tranquilamente y sin prisa tus propios alimentos cocinados por ti. Los perritos tienen su área también en donde pueden correr libremente aunque, en el propio parque, deberían estar atados.

Así es el gran Parque Europa que se presenta sobre todo con los monumentos más importantes que el viejo continente ofrece. Interesante y original, sin duda un lugar donde cada uno encuentra lo suyo. Todos allí quieren hacer sus fotografías, por lo menos para recuerdo. Porque así es, pequeño pero como para no olvidar ni un instante éste lugar en donde viajar por Europa se hacen muy fácil. 

Booking.com