Los siete errores más frecuentes que cometemos al viajar

19.08.2015 14:51

Muchos de nosotros sabemos que viajar es una actividad fenomenal, de las actividades más placenteras y que mayor aprendizaje pueden ofrecer a todo aquel que la realiza. Pero, es cierto que nadie nace sabiendo y que cada viajero como cada maestrillo tiene su librillo, como decimos en España.

Por lo tanto, conviene tener algunos factores en cuenta a la hora de mejorar la forma en la que viajamos. Esto no significa que viajar sea como un trabajo, ni que tengamos que esforzarnos necesariamente, sino que tan sólo hay que despertar nuestra intuición a formas más productivas, eficientes y provechosas de viajar.

En este artículo vamos a describir algunos de los siete errores más comunes o frecuentes que cometemos todos los viajeros, y sí, que también nosotros en viajes por Europa hemos cometido alguna vez.

Viajar en temporada alta

En primer lugar, normalmente viajamos en temporada alta. Llegan las vacaciones de verano y, como todo el mundo viaja, viajamos nosotros también porque no somos menos que nadie. Y viajar es excelente, como decimos, y está muy bien.

Pero hemos de saber como ya muchos se habrán figurado que tal vez la época de verano, por ejemplo en pleno julio o agosto no sea la mejor época para viajar. Por supuesto, tenemos obligaciones y tenemos trabajos que realizar, por lo que no siempre está en nuestra mano elegir las fechas de nuestras vacaciones.

Pero haríamos bien en intentar viajar en otras fechas del año, como por ejemplo en septiembre. En septiembre si vamos por ejemplo a la playa, todavía hay buena temperatura pero sin tanta masificación y, importante también, los precios tienden a bajar en esta época del año.

Llevar demasiado equipaje

Otro error es que a menudo llevamos demasiado equipaje con nosotros, aunque es normal. Visualizamos nuestras vacaciones como momentos en los que seguramente vamos a disfrutar y no queremos que la ausencia de algún objeto preciado nos prive de este disfrute.

Por lo que solemos meter todo en la maleta casi literalmente, y a veces nos pasamos de peso. Hay que tener cuidado con eso para no pagar de más en el aeropuerto.

Cambiar dinero a precio de oro

Después, ¿por qué cambiamos siempre el dinero en aeropuertos o cerca de las estaciones de autobús o de tren? Sabemos que así perdemos muchas veces, por lo que es algo también a evitar.

Es mejor enterarnos en alguna guía de viaje o incluso en nuestro propio país sobre cómo cambiar el dinero, para que no haya sorpresa cuando lleguemos al destino y nos “claven” literalmente por intentar cambiar nuestras primeras monedas del país que por unos días será nuestro destino. Ahorraremos dinero, os lo aseguramos.

Viajar sin mapa

Viajar sin mapa es un error que también cometemos a veces, porque pensamos que con la tablet o con el móvil hoy día salimos de todos los apuros. Pero ¿qué pasa si nos quedamos sin batería o si sencillamente la aplicación o internet no nos funcionan en un determinado momento?

Que tenemos que ir a las marquesinas de los autobuses o al metro a buscar un mapa, con lo incómodo que es. Además, si llevamos un mapa con nosotros mismos, lo tendremos en todo momento en nuestras manos por lo que será más difícil perdernos.

Gastar demasiado dinero

Gastar mucho dinero en souvenirs y regalos así como en restaurantes y cenas, no es el plan más sabio para nuestros viajes pensamos. Porque viajar no sólo es ir a un lugar diferente a consumir, y tampoco es sencillamente tumbarnos en la hamaca y comer todo el día en restaurantes.

Viajar, pensamos muchos de nosotros es un aprendizaje, y el dinero hace falta así como gastar cierto dinero en cosas que de verdad necesitamos. Pero en ningún caso debemos gastar pensamos demasiado dinero o más del nivel de vida que llevamos en nuestros lugares de origen.

Salvo, claro está, las necesidades básicas que no tenemos cubiertas en nuestro destino, y que aquí sí que hay que gastar para cubrirlas.

Olvidar el seguro de viaje

Tampoco debemos olvidar el seguro de viaje. Muchas veces hemos oído hablar de la tarjeta sanitaria europea, con la cual podemos recibir asistencia médica en cualquiera de los países de la Unión Europea.

Pero ¿qué pasa cuando pensamos que no nos va a ocurrir nada malo seguro, y la olvidamos en caso o no la renovamos a tiempo? Que nos exponemos a gastos muy costosos, así como dificultades con la lengua y el idioma, a la hora de concretar y pagar esos servicios médicos.

Además, imagina que te rompes un brazo en un viaje – ojalá que no - y no hablas el idioma. Entonces tienes que buscar un hospital o una clínica en donde se hable inglés, con el sobrecoste que ello supone.

Por lo tanto, si viajas en la Unión Europea recuerda llevar una tarjeta contigo, y si no un seguro médico porque de modo contrario puede subir a una suma muy grande de dinero todo lo que necesites allí.

No llevar suficiente dinero contigo

Y por último la estrella que suele ser el dinero. A veces, a pesar de todo lo que hemos dicho anteriormente, sucede que no llevamos dinero con nosotros. No al menos lo suficiente, porque calculamos mal lo que vamos a gastar y sobre todo, no llevamos una cuantía extra por si tenemos gastos inesperados.

Y esto es muy básico, porque hay taxis que nos puede salvar mucho tiempo y e incluso el viaje, o para no perder un vuelo en casos de urgencia. Por eso no podemos ir justos de dinero, como a veces nos pasa cuando ni siquiera tenemos para pagar el hostal cuando salimos, aunque sea por unos céntimos.

 

Por eso hay que tener en cuenta todos estos detalles a la hora de hacer un viaje inteligente y sin sobresaltos. Hemos mencionado qué siete aspectos o errores solemos cometer a veces, ¿cuáles son para vosotros los errores más típicos, y cómo podemos evitarlos?