Que no debes perderte si visitas Ljubljana en un día

26.08.2015 16:54

Ljubljana, la capital de Eslovenia que muchos hemos visto en imágenes. Un río, un castillo, y un centro histórico impresionante así como iglesias que son el símbolo de esta ciudad.
Un castillo que fue destrozado por la guerra y que después fue reconstruido en un estilo más actual y moderno. Ljubljana tal vez no es conocida mucho por el público español, aunque no obstante muchas personas de otros países viajan allí por la cercanía del idioma con el de esta capital europea.

Ljubljana es donde se habla un idioma de origen eslavo muy parecido y próximo al eslovaco o al checo, con un ambiente relajado y un alegre espíritu juvenil. Sin duda merece la pena su visita para que nos muestre su encanto. 

Un lugar con un perfil de nombre propio, como es el de Jože Plečnik fue el arquitecto que diseñó varias obras en esta importante ciudad eslovena. Pero vamos a ver qué cosas podemos visitar aquí y qué atractivos turísticos, seguro muchos, son dignos de nuestra atención.

Una vuelta por la capital de Eslovenia

Sin duda lo primero de todo es ir a ver el Castillo de Ljubljana a primera hora, para empezar a conocer la ciudad. Ahí subiremos a su torre, donde obtendremos una impresionante panorámica de la ciudad.

Claro, que es un castillo en donde también se realizan otros eventos, como bodas o exposiciones. Sin duda es el mejor lugar para avistar cualquier detalle de esta preciosa ciudad.

La plaza Prešeren. Es la plaza principal, llena de vívida y bulliciosa vida y la más famosa de todo el país, junto al río Ljubljanica. A un lado se encuentra la iglesia franciscana, y a otro lado tenemos el reflejo que da el río sobre esta preciosa obra de color rosa. Esta iglesia franciscana de la Anunciación se llama la iglesia rosa por su bello y pictórico color.

El puente triple es la joya arquitectónica de la ciudad, que está en la plaza Prešeren y es el puente más importante de todos los que cruzan el río Ljubljanica. Y de ahí, nos vamos al puente de los Dragones.

Rodeado por cuatro sinuosos dragones que quién sabe qué harán si nos despistamos, estos quietos y graciosos dragones dominan este lugar. Este puente junto con el puente triple es el más famoso de esta ciudad.

Catedral de San Nicolás. Observa qué frescos barrocos puedes ver aquí y dinos si ha merecido o no la pena esta visita. Podrás ver la historia eslovena escrita en sus puertas de bronce.

Metelkova, por otra parte, es un antiguo cuartel militar donde hoy hay un centro de cultura y donde incluso se puede ver una antigua prisión que hoy es albergue. A su vez, se trata de una zona de ocio donde muchos jóvenes y no tan jóvenes acuden alegres y ociosos a tomar una cerveza.

La orilla del río Ljubljanica. Como muchos de los lugares de esta ciudad, la orilla del río Ljubljanica está repleta de zonas verdes y de naturaleza. Es aquí donde sin duda podrás tomar algo, donde hay terrazas o incluso donde escuchar artistas tocando una gran música. ¿Qué vidas se esconderán detrás de estos músicos? 

El Mercado central, a una de las orillas del río hay un precioso edificio donde encontrarás productos frescos y la mejor fruta y verdura de la capital. Y por último visitemos el Parque Tivoli, un parque extenso con exposiciones temporales que traen a Ljubljana desde el extranjero desde cualquier otra parte.

Este parque mencionado ofrece todo lo que se puede esperar para quién ama la cultura: bibliotecas al aire libre, piscina y espacios donde montar en bicicleta o perderse por sus preciosos jardines.

Sin duda Ljubljana es un tesoro más escondido para unos que para otros, pero por eso mismo hay que descubrirla o redescubrirla si ya hemos estado alguna vez. Ljubljana se actualiza y se renueva a cada año que pasa, no debemos perderla.