Un toque italiano en Eslovenia. Te enamorarás de Piran

17.06.2015 08:51

Te sientes como en Italia pero sin embargo no estás allí. Te encuentras en realidad en un país diferente pero que tiene mucho por ofrecer. Y justo allí vamos a seguir con nuestros viajes por Europa, para enseñarte y que descubras otro rincón de Europa que vale la pena visitar.

No te vayas, sigue leyendo porque sólo así podrás conocer esta joya del mar Adriático en donde tantos turistas van y vuelven de nuevo para disfrutar sus vacaciones y celebrar la vida. Esta vez nos dirigimos a Eslovenia, como hemos dicho, concretamente al suroeste del país, en la costa del mar Adriático.

Y nuestro destino no es otro que la ciudad más bonita de toda la riviera eslovena, llamada Piran. Antes de llegar a Piran deberías saber que no puedes entrar con coche a esta ciudad. Sólo lo tienen permitido quiénes son residentes.

Tienes que dejar el coche aparcado fuera de la ciudad, en un parking. Y cuando entres, lo primero que te llamarán la atención es la gran influencia de la ciudad de Venecia en esta ciudad de Piran, ya que su estructura es verdaderamente muy similar.

Calles estrechas, con plazas e iglesias y casas que se amontonan una tras otra. Y todo eso acompañado de playas donde todos los veranos descansan los eslovenos junto a numerosos turistas que vienen sobre todo de Europa.

El punto de interés más visitado y más famoso es la plaza Tartini. Se trata del tesoro del casco histórico más reconocido por los turistas, cuyo nombre viene a raíz del famoso violinista Giuseppe Tartini cuya estatua domina la plaza.

En uno de sus rincones encontrarás una casa roja, con ornamentos blancos y un balcón, la actual llamada Casa Veneciana. La leyenda dice que fue construida por un rico comerciante enamorado de una chica. Así demostró su amor por ella y al resto de ciudadanos, regalándole entonces la casa.

Vistas hacia las costas italianas

¿Te gustan las vistas y quieres ver todo como si fuera una postal? Sube a la colina sobre la ciudad y visita la iglesia de San Jorge, patrono de Piran. Así obtendrás una de las mejores perspectivas de la ciudad, pero también verás las costas italianas y croatas.

Otras bonitas panorámicas se ofrecen en las murallas de Piran. Es verdad que hay que esforzarse un poco subiendo pero al final es una visita que merece mucho la pena, pues desde allí se obtienen las excelentes vistas y no sólo para fotógrafos y periodistas.

Las murallas rodean la ciudad y su importante función en el pasado fue sobre todo proteger Piran. De modo que gracias a ellas esta ciudad es un miembro de la red europea de ciudades amuralladas.

El acuario de Piran

Al conocer y descubrir esta parte de Eslovenia no deberíamos olvidar visitar su acuario. El acuario de Piran tiene varios tanques iluminados con luz artificial y natural. De ese modo se pueden conocer los habitantes submarinos, como por ejemplo pulpos, tiburones, langostas y muchos más.

Es una atracción que atrae muchísimos turistas a diario así como también habitantes de Piran, para ver el maravilloso mundo submarino. La entrada para adultos cuesta sólo 5 euros.                                                          

Piran ofrece mucho. Si te dejas invitar, conocerás lo que significa una vida eslovena al lado del mar. Un paseo por calles románticas, arquitectura medieval, iglesias, museos, galerías, y un paseo marítimo así como la vida nocturna no sólo en las plazas y pequeñas callecitas de esta ciudad costera.

Te aseguramos que no te quedarás sólo en la playa, puesto que Piran te lleva y te llama a descubrir cada uno de los rincones de la ciudad. Te encantará.

 

Foto 1: Photo credit: Arch_Sam / Foter / CC BY

Foto 2: Photo credit: Foter / CC BY-SA

Foto 3: Photo credit: leonyaakov / Foter / CC BY