Viaje a la antigua capital de la Gran Rusia: San Petersburgo

15.01.2016 10:16

A menudo confundimos Europa con lo que es estrictamente los Estados miembros de la Unión Europea. Y es cierto que no es difícil darse cuenta de que casi toda Europa es a la vez la Unión Europea. Pero no debemos olvidar, que Europa no es más ni menos que un subcontinente. Un subcontinente que es el hermano menor del continente asiático. Y es que no en vano muchos geógrafos y especialistas en Historia, hablan de Europa y Asia como Eurasia.

Y así vemos como hay un país en concreto, la Gran Madre Rusia, un país con una historia tremenda y abundante en datos, cifras y personajes, que está a la vez en Europa y en Asia.

Es decir, hablamos de Rusia y hablamos de Eurasia a la vez. Y nos vamos aquí a la segunda ciudad más conocida después de Moscú en este gélido país, o al menos en los duros inviernos que acontecen aquí.
¿Dónde estamos? ¿Lo habéis adivinado ya? ¿Lo sabéis ya? ;) ¡Muy bien! Hemos llegado a San Petersburgo. Una ciudad no tan antigua como muchos podrían pensar, puesto que fue fundada alrededor del año 1700.

Alguno de vosotros, lectores, ¿conocéis cómo Toledo fue capital del reino en España durante mucho tiempo? Bien, después se construyó Madrid, para dejar la capital de España en el centro geográfico de la península.

¿Y por qué os cuento esto? - muchos preguntaréis. Por la sencilla razón de que la creación de San Petersburgo en el siglo XVIII, se hizo para exactamente el mismo fin con el cual se creó la capital de España en Madrid.

Simplemente, se trataba de deslocalizar la que era en su día la capital, y que hoy lo es también: la ciudad de Moscú. Así, entre los años 1712 y 1918 San Petersburgo tuvo el honor de ser la capital de Rusia.

Y no es un honor pequeño, puesto que este país como hemos dicho es rico en cultura, en tradición, en historia, en música, artistas, santos y personas emblemáticas de todo tipo que han hecho que esta ciudad sea muy apetecible, por poseer las atracciones turísticas que ofrece, algunas símbolo de los personajes históricos que pasaron por allí.

Al llegar a San Petersburgo, lo normal es ir haciendo escala en Europa. A día de hoy, por poner un ejemplo desde la capital de España que es Madrid, no existen vuelos directos a San Petersburgo, por lo que deberíamos hacer escala por ejemplo en Frankfurt, o París.

Pero de eso ya nos encargaremos en otro momento cuando haya que reservar nuestro albergue, hotel u hostal. Ahora, vamos a lo que de verdad nos interesa, ¿qué podemos ver en San Petersburgo?

Lo primero de todo es ponernos en escena, y hay que saber que durante la Segunda Guerra Mundial esta ciudad fue sitiada por lo que se destruyó gran parte de su antigua fisonomía.

Así, tras diversas reconstrucciones la ciudad va recobrando el sentido después de unos largos años como decimos de recuperar la cara que tenía en su día. Está claro que una cosa muy importante que podemos ver aquí es el casco antiguo.

Aquí encontramos la Fortaleza de Pedro y Pablo. Pedro y Pablo, los personajes bíblicos que en este caso se han empleado para poner nombre a esta fortaleza que cubría a la ciudad rusa de los ataques suecos que en algún momento dominaban el Mar Báltico.

Además, una curiosidad de esta fortaleza es que está situada sobre la isla de Záyachi. Aquí, en el centro de la fortaleza está la Catedral de los santos como hemos mencionado antes, Pedro y Pablo, la cual por cierto sufrió un incendio alrededor del 1756.

Por supuesto, podemos entretenernos muchísimo más con el casco antiguo, con sus malecones, academias navales o con el mismo Puente de la Libertad. Pero nos vamos a un clásico, como ya muchos habréis reconocido incluso sin leer este artículo como es el Museo del Hermitage.

Un museo que debido a su ingente obra disponible como exposición, hizo necesario tener que construir otro palacio adicional para poder acoger toda su obra. Algunas voces hablan que este museo tiene un recorrido aproximado para verlo completo de 24 kilómetros, ¿ no es increíble?

¿Os lo imagináis? Parece casi una maratón. O al menos una media. En este museo, vemos las culturas primitivas de la antigua Unión Soviética, y el arte de Oriente y del Medio Oriente así como distintas antigüedades clásicas.

Pero como no podía ser de otra manera estando en Rusia, también hay salas dedicadas a la cultura y arte rusos. Así como al arte de la Europa Occidental.

También encontramos aquí el llamado tesoro del Hermitage, aunque es verdad que se necesita un permiso especial solicitado a la Dirección del museo para visitarlo, y siempre bajo la dirección de un guía turístico. Simplemente si os gusta el arte, este museo no podéis perdéroslo.

Ahora nos vamos, y no sin haber estado por lo menos medio día entero en el Hermitage, a la Plaza de San Isaac.

Una plaza, que es muy famosa en esta ciudad, y que incluso algunas imágenes turísticas hacen de esta plaza la representación de la ciudad para los turistas de todo el mundo. Aquí, en esta plaza está la Catedral de San Isaac, que es la mayor joya religiosa de San Petersburgo. Queremos volver a hacer énfasis, en que no estamos viendo ni de lejos todo lo que hay que ver en esta ciudad.

Nos dejamos por ejemplo la Plaza de Suvorovskaya, o tampoco hemos mencionado con especial énfasis la Iglesia de San Salvador, una catedral de las más pintorescas de San Petersburgo y una joya de la arquitectura rusa de finales del siglo XIX.

Porque al final, es cierto que las cosas tenemos que verlas por nosotros mismos, como sus canales, sus ríos, los cuales la convierten en otra especie de Ámsterdam, eso sí, a la rusa.

Siguiendo los principales canales de esta ciudad podemos ver los lugares más famosos para visitar en San Petersburgo. Después, si vamos para más de 3 días, bien haríamos en visitar los alrededores de la ciudad, puesto que también tiene lugares que ver como por ejemplo Pushkin.
Esta pequeña ciudad, es conocida para vuestro interés como la primera ciudad en donde se disfrutó de luz eléctrica en todo el mundo. Hablamos del año 1887 para que os hagáis una idea.

En Viajes por Europa os hemos narrado cómo es San Petersburgo, aunque tan solo hemos dado unas pequeñas pinceladas para que os hagáis una idea de por qué debes visitar esta histórica y magnífica ciudad.

Lo hemos dicho y lo repetimos, lo mejor es ver las cosas por nosotros mismos. Pero a falta de vacaciones, o al menos en los próximos días, bien haremos en ir abriendo apetito para esta ciudad tan magnífica y monumental, rusa, que durante muchísimos años fue capital de esta gran admirada y temida nación.

Estaremos encantados de que nos contéis vuestras experiencias en Rusia, ¿como os pareció San Petersburgo?

 

Foto 1 y 3: Falco Oberhausen

Foto 2: María Samodelova

Foto 4: Lynn Greyling

Foto 5: David Mark