FRANCIA

¿Quién no querría ir a Francia? Conocer su famoso arte, pasear por el río Sena, probar sus exquisitos quesos, o simplemente subir a la Torre Eiffel para comprobar por uno mismo las maravillosas vistas de París.

Todos los turistas que la han visitado han quedado prendados del encanto de este país, con el característico acento de su romántico idioma que deja una huella indeleble en los oídos de quienes lo escuchan.

Pero no es únicamente París, sino que hay una serie de lugares turísticos en Francia que te enseñan la gran belleza de éste bonito lugar de Europa Occidental. Por cierto, una gran potencia turística mundial.

Si bien sus costas del sur las baña el mar Mediterráneo, somos más exactos diciendo que este país está bañado por el Océano Atlántico y el Canal de la Mancha.

Nadie que haya ido a Francia queda exento de sentir el hechizo de su idioma oficial, el francés. Aunque es un idioma bonito, no es tan difícil por lo que puede que mezclándote con franceses puedas chapurrearlo un poco.

Las regiones de Francia

Francia se divide en 27 regiones administrativas, de las cuales 22 se encuentran en el territorio continental del país, si incluimos Córcega.

A partir del año 2016, las 22 regiones quedarán en 13 según una nueva ley. Las otras cinco regiones, que son regiones de ultramar ubicadas fuera del territorio continental, son Guadalupe, Guayana Francesa, Mayotte, Martinica y Reunión.

La capital de Francia es París y podríamos decir que es la mayor joya que hay en Francia. Aunque por supuesto hay muchísimas otras cosas. En París si no sabes dónde empezar te echamos un cable. Básico, la Torre Eiffel, es el monumento más visitado tanto en Francia como en Europa. También la Basílica del Sagrado Corazón con sus grandísimas dimensiones te ayuda a contemplar, rezar, y a pensar sobre las cosas que ocurren en la vida. Además, esconde joyas artísticas de gran valor. Pero no se puede viajar a París sin pasar por el Palacio de Versalles, rico en el sentido más amplio de la palabra.

Otras de las grandes ciudades más interesantes de Francia son Marsella, Lyon, Toulouse y Niza.

Miembro de la Unión Europea

Francia forma parte de la Unión Europea desde el 1 de enero de 1958, es decir es de sus principales socios fundadores. Su moneda actual es el euro, desde el 1 de enero de 1999, fecha en la que entraron en la zona del euro.

El clima en Francia

Templado y mediterráneo son las más características palabras del clima francés. Así es, ni mucho calor ni mucho frío. El tiempo en Francia es agradable durante los veranos con temperaturas que oscilan entre los 25 y los 30 grados centígrados. En otoño suele llover de forma abundante y las temperaturas son bajas. En invierno las primeras nevadas caen en especial en las montañas. En la capital las temperaturas pueden bajar hasta los dos grados de mínima.

Según las estadísticas, en Francia la mayor parte de la población es católica, aunque como en otros países no todos práctican la fe de manera activa. Aún así los católicos son más del 50 por ciento de la población. El resto se divide en ateos, evangélicos y creyentes de otras religiones.

Francia es un país con numerosos personajes ilustres. En su historia lleva impreso los nombres de, por ejemplo, Luis Pasteur, Antoine de Saint-Exupéry o Edith Piaf que llevaron la bandera de Francia por todo el mundo.

También es conocida la gran competición ciclista llamada como el Tour de Francia. Desde el año 1903, salvo en el período en el que acontecieron las dos Guerras Mundiales, se ha celebrado ésta vuelta en la que participan equipos de todo el mundo.

Gastronomía de Francia

Todas las regiones de Francia disfrutan de su propia gastronomía. En algunas emplean más carne mientras que en otras se emplean más hierbas y frutas.

Las comidas son siempre, cómo no, acompañadas por un rico vino francés. Es de destacar también su famoso queso, el pan típico, la baguette, y su bollería.

Entre los platos típicos debemos destacar la Vichyssoise que es una sopa o crema fría hecha con patatas, cebolla, puerro, nata y leche.

Consejos útiles

  • En las vías y carreteras francesas existen numerosos radares, ésto es, cámaras para vigilar la velocidad. ¡Respeta la velocidad y ten cuidado!

  • La mejor época para viajar a Francia es la primavera-verano. Desde mayo hasta septiembre puedes pasar allí unas vacaciones muy agradables.

  • No olvides llevar contigo el paraguas, en verano no es raro que llueva.

  • En la mayoría de los restaurantes la propina ya está incluida en la factura. Si no es así, lo habitual es dejar un 10% del total de la factura.

  • Los centros comerciales, tiendas y oficinas suelen estar abiertas hasta las 7 de la tarde.

Booking.com

También te podría interesar