PAÍSES BAJOS

El país del que os hablamos ahora, Holanda o los Países Bajos, es un país que se caracteriza por ser llano casi hasta el extremo. De hecho, una de sus características principales es que hasta un tercio del terreno que dispone este país se lo han ganado al mismísimo océano.

Esto quiere decir, que a través de diversos sistemas de ingeniería junto a no pocos puñados de tulipanes, es en la costa de los Países Bajos donde se ha logrado que el mar se aleje de la costa, de tal forma que esta sea hoy habitable.

Por otra parte, como decimos, es un país muy llano en el que la montaña más alta no llega a los 350 metros de altura. Pero a Holanda, como ya habréis imaginado, no vamos a viajar para hacer escalada.

Holanda es un país realmente digno de visitar y, si nos ponemos más líricos es, esencialmente, un país con magia.

Molinos, campos verdes llenos de tulipanes, una población muy diversa y sofisticada y carriles bicis, que no solo recorren las ciudades sino que van incluso de localidad a localidad con lo que es posible hacer grandes recorridos si eres amante de este deporte.

Idioma oficial de los Países Bajos

Cabe destacar que, en este país, el idioma que se habla es el holandés. Aunque si somos más concretos, Holanda es un sinónimo de Países Bajos según dice la misma Real Academia de la Española, lo que nos deja como idioma oficial el neerlandés, que equivale a holandés.

De ahí que a veces cuando decimos «yo hablo holandés» es lo mismo que decir «yo hablo neerlandés». Y todo esto viene porque Holanda y Países Bajos equivale, en grandes líneas, a decir lo mismo.

Esta confusión o mezcla de palabras ha surgido a base de repetir y de costumbre, puesto que Holanda en si no es ningún país, sino una región histórica que compone una parte muy importante de los Países Bajos.

Y ocurre hasta tal punto, que con decir Holanda sabemos que hablamos de los Países Bajos. Y lo mismo ocurre con su idioma.

Por otra parte, no solo el holandés es el idioma oficial del país, ni el único que se habla en esta gran nación europea, que por grande incluso tiene su propia dinastía monárquica, como son los reyes de los Países Bajos.

En efecto, como hemos dicho también se habla aquí el frisón, un idioma cooficial con el neerlandés, que coexiste con este anterior en la región de Frisia y del que se cree que hasta 500.000 hablantes lo ponen en práctica cada día.

Frisia es una de las 12 provincias que existen en los Países Bajos, y la tercera más grande en cuanto a superficie del país.

Geografía y demografía de los Países Bajos

Los Países Bajos se caracterizan por ser un lugar que se compone de una mayoría neerlandesa, seguida con escasa cuantía por alemanes, indonesios o turcos, entre otros. 

Por otra parte, hay que destacar que este país tiene una gran densidad de población, lo que significa que en muy poco espacio habita muchísima gente, mucha más que en otros lugares de Europa. Esto puede que sea por la escasez de territorio que tiene este país.

Además, puesto que se trata de un país muy desarrollado con un alto índice de desarrollo humano, la esperanza de vida aquí es de casi 80 años. Así, en el último censo que se ha hecho de forma consistente y completa, la población de Países Bajos se constituía por alrededor de 16.500.000 habitantes.

Su ciudad más grande es Amsterdam, y no debemos confundirla con la sede administrativa, La Haya. Aunque para más enredo la capital de Holanda es Amsterdam, pese a que todos los Ministerios se encuentren como decimos en La Haya.

Hay un dicho interesante que los propios holandeses dicen y que reza «Dios creó la tierra y los holandeses crearon Holanda». Esto, que parece curioso de leer, se debe a que gran parte del país se encuentra por debajo del nivel del mar.

De ahí puede que venga su nombre de Países Bajos. Existen, por otra parte, grandes ríos en este país, como es por ejemplo el que va a desembocar al océano en Rotterdam, donde se encuentra uno de los principales puertos de Europa.

Otro río muy importante es el Mosel, que gracias a un plan que se ha hecho para evitar inundaciones debido a la situación geográfica del país, se ha unido su desembocadura con el río Rin. Como veis, si sois ingenieros Holanda es un país estupendo para vosotros.

Capital de los Países Bajos y otras ciudades

Como hemos dicho, La Haya es la sede del gobierno de este país, mientras que la capital propiamente dicha y la ciudad principal de Holanda es Ámsterdam. Una ciudad además muy turística.

Ámsterdam es la ciudad en que nos vamos a centrar a la hora de visitar este precioso país. Aquí se encuentran sus canales, sus miles de bicicletas con las que la gente circula apaciblemente por la calle, en un país que tal vez sea ciertamente lluvioso.

Sus tiendecitas, sus casas de construcción hacia dentro o «de cajón», que le caracterizan porque en la calle vemos que en poco espacio hay muchísimas casas construidas.

El quid de la cuestión está en que la amplitud de estas casas está en que se meten mucho hacia dentro, por lo tanto aunque la fachada es pequeña, es mucho más grande hacia adentro.

Además aquí encontramos la Casa de Ana Frank, que escribió «El Diario de Ana Frank» en el que explica cómo fue su historia, que acabo fatalmente durante el dominio de los nazis en esta gran ciudad.

Además Ámsterdam es una ciudad de museos, con grandes del arte como el mismísimo Vincent van Gogh. Pero en los Países Bajos tenemos también otras figuras como Rembrandt.

Si nos vamos a otras ciudades tenemos también para elegir, puesto que existen ciudades interesantes - unas más industriales que otras o, más administrativas que otras, como por ejemplo Rotterdam.

Rotterdam es la segunda ciudad más habitada con 600.000 habitantes, que se caracteriza por ser un gigante puerto comercial, ya no sólo en Europa sino en el mundo.

De aquí procede el mismísimo humanista Erasmo de Rotterdam, que dio nombre a lo que hoy conocemos como la beca Erasmus, que a tantos jóvenes ha unido en sus estudios universitarios a lo largo y ancho de Europa.

En La Haya, encontramos que aquí se encuentran muchos edificios grandes y portentosos, puesto que los principales políticos y las élites del país tienen aquí su lugar de trabajo.

Aquí vamos a ver la pequeña ciudad en miniatura como es Madurodam, donde veremos muchísimos paisajes neerlandeses típicos hechos como decimos a pequeño tamaño.

Miembro de la UE y de la zona del euro

Los Países Bajos han formado desde siempre parte de la Unión Aduanera compuesta por Bélgica, Luxemburgo y la misma Holanda. Es esta unión a la que hoy llamamos Benelux.

Pero además, la Unión Europea ha tenido entre sus estados fundadores a los Países Bajos, que desde que se fundó la Comunidad Europea del Carbón y del acero la CECA, vería como en el Tratado de Roma de 1957, se convertía en uno de los países más importantes de lo que hoy entendemos por Unión Europea.

A su vez también forma parte de la zona del euro desde que se iniciara la tercera fase de la misma, teniendo su entrada en vigor, monedas en mano de sus habitantes, en el año 2002. Antes, tenían el florín neerlandés, que acabaría sus días cuando entró el euro.

El tiempo en los Países Bajos

Hablamos de un país cuyo clima corresponde a una región que se conoce como bosque mixto atlántico, salvo en una parte compuesta por el sureste del país. Aquí, en este bosque que caracteriza a la región, hay vientos, que en invierno suele ser fuertes así como temperaturas razonablemente moderadas.

Es decir, es un país de clima atlántico en el que no siempre vamos a encontrar un tiempo idóneo como lo encontraríamos en cualquier otro país del sur del Mediterráneo. Lo que no significa que no sea un buen lugar para visitar y, precisamente, gracias a este clima, encontramos las llanuras de campos verdes que tanto relajan la vista de muchos.

Religión y cultura en los Países Bajos

Holanda es un país que define perfectamente el cisma que se sucedió en la Iglesia Católica cuando con las ideas de Lutero, ésta se dividiría entre católicos y protestantes.

Por tanto, hoy día hay una gran parte del país que es católico mientras otra parte pertenece la iglesia luterana y calvinista.

Se estima que el hasta el 43% de la población tiene raíces cristianas, con una minoría musulmana así como otras religiones que son, por poner un ejemplo, la judía.

Gastronomía

La cocina y gastronomía holandesas se caracteriza en gran medida por el alto empleo de pan y patatas. A su vez, para desayunar es muy común ver a los holandeses tomar pan con mantequilla en forma de tostada, así como el beschuit, que se trata ni más ni menos de un biscote con el que se celebra y se da la bienvenida a los niños que han venido nuevos al mundo.

Por otra parte, la comida tradicional también consta del famoso erwtensoep, una sopa exquisita de guisantes. Pero no podemos irnos de aquí sin mencionar sus quesos.

Muchos de los europeos que vivimos en otras regiones conocemos como el queso holandés se exporta en grandes cantidades, puesto que los Países Bajos son un excelente lugar para producir derivados de la leche.

Solo de ver cómo son sus llanuras de llanas, así como lo verdes que son, comprendemos que el uso de vacas y de la agricultura para dar lugar a derivados lácteos es arrasador.

También existen bocadillo de arenque, o dulces como la galleta de sirope típica, llamada también stroopwafels.

Consejos útiles

  • Los holandeses son una sociedad plural y abierta, por lo que entre otras cosas no será difícil comunicarte si hablas algo de inglés.

  • Hay cosas que molestan mucho a los holandeses, y una de ellas es que despistados turistas entorpezcan el paso de las bicicletas en los carriles bici, por falta de atención.

  • Ni se te ocurra meterte en el transporte público sin pagar el billete. Aunque lo ponen a veces muy fácil, más fácil será que quedes avergonzado ante una cosa que allí, simplemente, nadie hace.

  • El voltaje de la corriente eléctrica en los Países Bajos es de 230 V.

  • Las propinas más habituales en Holanda, y casi una norma social, son del 10%.

  • En casi todos los aseos públicos que hay en este país hay un vigilante. Una propina de 50 céntimos será suficiente para agradecer la limpieza del lugar.