Rías Baixas: lo que ves en la tele y deberías ver en persona

La ruta Rías Baixas tiene un gran protagonismo en una de las series españolas de los últimos tiempos que han contado la historia del narcotráfico gallego en los años ochenta y noventa.

Serra de Outes, al sureste de la provincia de A Coruña, fue el escenario en el que tuvieron lugar escuchas de la policía y algunas de las persecuciones de aquellos años. Aquellos a los que les encanta el senderismo pueden seguir la ruta Ponte Nafonso, con un recorrido de 18 kilómetros y una duración de 5 horas.

Si bien dicha ruta cuenta con tramos por carreteras asfaltadas, en ella se pueden encontrar cascadas, dos capillas y cruceiros, el Pazo do Tambre, un puente colgante, el mirador del monte Castelo, y la Pedra Serpal.

La localidad de Noia, y los lugares que no debes de dejar de visitar en ella

Noia es una localidad que conquistó a los participantes del rodaje de esta serie, tal como en su día lo hiciera con el escritor gallego Ramón Otero Pedrayo, que la definiría como “la pequeña Compostela”. De origen medieval y muy próspera a nivel mercantil en el pasado, la ciudad se llenó de pazos, placitas, soportales de piedra y casitas marineras. Algunos de los lugares que son de visita obligada en Noia son su casco histórico, la iglesia de Santa María a Nova, el cementerio Quintana dos Mortos y la Alameda.

Otro bello escenario de dicha serie es la playa de As Furnas en Xuño, que forma parte del municipio coruñés de Porto do Son. Un dato curioso es que el banco en el cual los mafiosos se sientan para esbozar su relación en el futuro, en realidad no existe. Un camarero de un establecimiento que es bar, restaurante  y pensión comenta que lo pusieron para rodar y lo quitaron después.

Es en ese local en el que los traficantes se sientan para tomar sus comilonas, aunque el nombre del mismo ha sido cambiado en la ficción. Se ha señalado que la estética del lugar no precisó mucha modificación, dado que destilaba un cierto aire ochentero.

Por tan solo 40 euros se puede dormir en una habitación doble, y tomar pulpo a feira. Este lugar también apareció en la película “Mar Adentro”, ya que fue en esta playa donde Ramón Sampedro quedaría tetrapléjico después de lanzarse al mar de cabeza.

Corrubedo, un bello pueblito de mar y pescadores

En el sur, y siguiendo la costa, se encuentra Corrubedo, pueblo de pescadores con su faro, y que desprende todo el misterio de aquellos lugares en los que ruge la mar. Es aquí donde el protagonista de la serie, sofocado por el temporal que no le permite recoger el primer cargamento de cocaína de los colombianos, pasa la noche en el coche.

Las Dunas de Corrubedo son otro lugar que merece la pena visitar. El principal atractivo que se encuentra en ellas es una duna móvil, única en Galicia, y que cuenta con una extensión de más de un kilómetro.

Ruta por el escenario de Fariña | Current News