¿Relajarte en la ciudad? En Copenhague es posible

29.10.2016 09:21

Hoy, en otro de nuestros viajes por Europa nos vamos a Copenhague, una de las capitales europeas donde la bicicleta no puede faltar como parte del paisaje en cada una de sus calles. Pero no son sólo bicicletas las que describen perfectamente la forma y el fondo de este destino. Hay mucho más, como por ejemplo podemos hablar de la limpieza o de la seguridad que disfrutan sus ciudadanos y que otras capitales de Europa no pueden sino envidiar.

Si deseas pasar unas tranquilas vacaciones observando sus palacios, paseando por sus parques o si simplemente deseas convertirte en un ciudadano de Copenhague más, ya estás tardando en coger tu bici. Te contamos todo lo que no deberías olvidar si decides viajar hasta esta preciosa ciudad del Norte de Europa.

Breves informaciones útiles sobre Copenhague

Copenhague no sufre de tener grandes atascos. Aquí los paseos son tranquilos y puedes desplazarte de un lado a otro en tren, en metro o en autobús. Naturalmente, no hablaremos de las ya mencionadas bicis que configuran gran parte del tráfico rodado de esta ciudad. La puedes usar en el centro y, si no tienes la tuya, no te preocupes porque siempre existe la posibilidad de alquilarla.

Y no hay problema si tampoco hablas danés. Aquí con el inglés te entenderás perfectamente. Los ciudadanos hablan muy bien este idioma y con su amabilidad te ayudarán siempre que lo necesites.

Copenhague es un paraíso para todos aquellos a los que les guste la buena cocina. Muchos restaurantes o cafeterías ofrecen increíbles y originales sabores que no deberías perderte, siempre que quieras sacarle todo el jugo a esta ciudad. Tal vez, cuanto menos, podrías probar los smörrebröd. Se trata de un plato típico danés que consiste en pan negro con ingredientes diversos como carne, huevos, pescado o queso. Lo puedes comprar en prácticamente cualquier rincón de esta ciudad.

Copenhague: turismo de calidad que no te dejará indiferente

Está claro que la capita danesa tiene mucho que ofrecer y de todos los lugares de interés que ofrece podemos tener incluso algunos dilemas para elegir qué visitar en Copenhague, sobre todo, si elegimos hacer una ruta de uno o dos días.

Por eso hemos preparado una breve lista de lo más básico que ver en Copenhague y que sería muy útil si les hicieras una visita mientras estás en esta capital escandinava.

Ny Carlsberg Glyptotek – Un famoso museo de Copenhague, con colecciones de escultura griega y romana, entre otros.

Tivoli – Famoso parque de atracciones en el centro de la ciudad con muchas actividades y también con eventos como conciertos, entre otros.

Radhuspladsen – Plaza del Ayuntamiento -  Una plaza que también se encuentra en el centro de la ciudad y que como su nombre indica, es donde se sitúa el Ayuntamiento de Copenhague. También bordea una zona peatonal famosa, llamada Stroget, llena de grandes comercios y tiendas.

Palacio de Christiansborg – La sede del primer ministro danés y del Parlamento. Uno de los lugares más emblemáticos y más visitados por los turistas.

Vor Frue Kirke – La Catedral de Nuestra Señora de Copenhague. Se trata de una iglesia luterana. En su lugar habían antes tres iglesias construidas repetidamente tras unos incendios que tuvieron lugar aquí.

Kongens Nytorv – La plaza más grande de Copenhague. Está situada al final de la calle Stroget con algunos de los edificios importantes de la ciudad.

Nyhavn – El paseo marítimo, lugar con numerosas cafeterías y restaurantes. Su alegría la dan las casas de colores.

Palacio de Amalienborg – La residencia invernal de la familia real danesa.

Opera HouseConsta de dos partes: el moderno edificio y el antiguo teatro.

Kastellet – Es una fortificación, hoy sirve más como un parque público en propiedad del Ministerio de Defensa danés.

La Sirenita – el símbolo de Copenhague, una escultura de bronce que tal vez te recuerde incluso a alguna película de Disney.

De nuevo hacemos uso de nuestra mochila de recuerdos, y de nuevo tenemos que dejar otros proyectos en casa. ¿La razón? Copenhague es suficiente. Aquí no sólo no nos aburriremos, sino que tendremos suficiente materia para deleitar nuestro gusto y sentidos para, quién sabe, volver a casa con la maleta rebosante de experiencias, de turismo tranquilo y con la mente limpia y despejada: al más puro estilo de los daneses.

 

Fotografía 1: Monica Volpin

Fotografía 2: Jens Peter

Fotografía 4: Sharon Ang