Cómo viajar en Interrail: el mejor viaje en tren internacional

Cualquier época es una buena época para viajar por Europa con Interrail. Se trata ni más ni menos que de un gran viaje en tren internacional. Ya sea que viajes 10 días, 15  o 1 mes puedes visitar muchos países y ciudades en un sólo viaje.

Ahora, existen algunas preguntas, por ejemplo, ¿cuánto tiempo debería emplear en cada ciudad? ¿qué trenes debería tomar? ¿qué debería llevar conmigo en mi mochila o mi maleta? ¿dónde dormiré?

Por eso existen algunas cosas que tenemos que tener claras antes de disponernos a realizar este gran viaje en tren internacional. Al final, es nuestro viaje y debemos intentar planearlo en su totalidad. Luego siempre habrá algo que cambiará, pero igualmente tenemos que tener un plan, para no perdernos ni perder el tiempo en este viaje precioso por las rutas de Europa.

Lo ideal es que, según dicen algunos expertos, planifiquemos nuestro viaje incluido los trenes, los hoteles, hostales o pensiones, antes de salir. De lo contrario, uno se expone a tener unas cantidades o grandes dosis de estrés, por tener que planificar a cada instante por qué tren tiene que ir o en qué alojamiento se hospedará.

Cuando tienes todo planificado, es cierto que a veces puede dar lugar a cambios en las rutas, y a alguna pequeña otra molestia, pero el estrés principal te lo ahorras.

Por eso, la planificación es muy, muy, muy importante. Tienes que tener claro que, si quieres viajar en el Interrail cómodamente, tienes que ser un gran planificador. Y no porque sea difícil, sino simplemente porque un viaje así lo merece.

Luego habrá algunos dilemas, ¿deberé tomar un tren regional, que son lentos y no permiten reservar con antelación? ¿O deberé tomar un tren rápido, que sí me permite reservar con antelación y de antemano? A veces, simplemente hay que optar por las dos.
Imagen de S. Hermann & F. Richter en Pixabay

La mayoría de los trenes, cuando viajes en Interrail, el viaje en tren internacional por excelencia, necesitarán reserva previa. Es muy recomendable. Y es verdad que a veces tienes que pagar un pequeño dinero extra para reservar tu asiento. Pero merece la pena.

Incluso si el tren está muy lleno, tú tienes tu sitio asegurado. Se dice que Interrail te permite hacer reserva del 95% de los trenes que recorren Europa. Deberás mirar los precios que te costaría reservar tu asiento en cada tren, para cerrar el tema y conocer el sobrecoste que te supondrá. No obstante, lo recomendamos, porque ahorrarás mucho estrés.

Decidiendo la ruta

Por supuesto, lo más importante, lo más estimulante y lo más apetitoso es decidir la ruta. La red ferroviaria en Europa es muy, muy grande. Por ejemplo si viajas un mes, podemos decir que es un viaje largo, que se va a pasar por otra parte muy rápido, y tienes que tomar muchas decisiones, muchos lugares que visitar, muchos lugares a los que ir y otros pocos a los que dejar de lado.

Algunas personas van de Barcelona a Milán, o a París, o a Amsterdam o Praga, a Viena o a Budapest, y a otros lugares. Por supuesto, el viaje lo decides tú. Cuando realizas un viaje en tren internacional como este, en realidad quieres ir a todas partes.
Imagen de Thomas B. en Pixabay

Otras personas deciden centrarse en algunas regiones concretas, y de esa forma, darse cuenta de que ver una ciudad o una región o territorio en profundidad es lo más valioso para ellas.

Por eso, deberás calcular qué días vas a viajar, a dónde, por qué medio de transporte y dónde te vas a alojar. Y también los billetes de ida y vuelta al lugar donde empiezas  y finalizas tu viaje.

Los alojamientos

Mucha de la gente joven que viaja en Interrail, por no decir casi todos, eligen hostels. En realidad, es importante descansar, y no compartir la habitación con 8 personas como a veces pasa.

Sí que es verdad que puede ser divertido, pero por otra parte, si viajas tanto y a lo mejor si viajas con tu novio o tu novia, como es el caso de algunas personas, quieres estar tranquilo y saber que vas a garantizar tu descanso.

Existen herramientas como booking o Airbnb. En estos medios, puedes encontrar alojamientos muy relevantes e interesantes a precios bajos. Incluso en las calles más céntricas.

¡No te olvides de la mochila!

Por último, hay que hacer la mochila o la maleta. No olvides la ropa, qué ropa vas a llevar, tecnología, cargadores, cámaras de fotos, medicinas, higiene, y guías, libros… todo tipo de cosas que amenicen tu viaje cuando tienes que esperar.

Las ciudades de seguro merecerán la pena, así como este maravilloso recorrido por cada uno de los países que decidas visitar. Ahora, el presupuesto que te permitirá adonde quieras, lo eliges tú. ¿Adónde quieres viajar?