Cuatro formas de viajar y disfrutar

En este artículo os vamos a hablar de las diferentes tipologías o modalidades de transporte, en cuanto a realizar un viaje por motivos de ocio, se refiere. En otras palabras, vamos a comentar brevemente cómo a menudo nos transportamos cuando nos encontramos en uno de nuestros placenteros viajes. Vamos a plantear cuatro supuestos diferentes, para imaginar cómo sería tomar cuatro tipos de transporte distintos y además cambiando de paisaje mientras lo hacemos: es decir, cambiando de ciudad, país o región.Hablaremos de Málaga, de México, de Tenerife y de Valencia pero también y esta vez exclusivamente para hacer una comparación con algo que no es para nada un viaje por Europa, es decir, nos iremos a México para ver cómo es Europa comparativamente con otros países de la geografía mundial.

Por ejemplo, es fácil darse cuenta si uno pone Malaga airport transfer en Google, que la industria de los transfer es algo que está muy, muy extendido. Los transfer cumple una función muy importante, puesto que no todo el mundo tiene la disponibilidad de ir en coche al aeropuerto, para aparcarlo allí durante un número determinado de días, lo cual no siempre es conveniente económicamente ni aún si habláramos de aparcamientos de larga estancia.

Esto, lo vamos a mezclar para que veamos con perspectiva y comparemos cómo sería por ejemplo si ponemos en Google Rastreator.mx para Buscar Autos en Renta Baratos en México. Probablemente ya estáis pensando que se nos ha ido la cabeza, al hablar de algo que no es Europa estrictamente en este portal, pero nada más lejos de la realidad. Lo que queremos decir, es que no es lo mismo y no se ve en ningún lugar, que ir en transfer, en coche, autobús, o bicicleta sea esencialmente la misma experiencia.

Ahora, para continuar nuestro viaje vamos a imaginar que tomamos un autobús. Un autobús que nos lleva hasta las montañas, en concreto, a la montaña más alta de España cómo sería el Teide, como cuando hacemos excursiones por Tenerife. Ese tipo excursiones, ya no hablamos de transfer, puesto que el transfer es algo que tiene un fin concreto, es decir, únicamente llevarnos al aeropuerto o a casa.

Sin embargo, un autobús sí que podrá entretenerse más por el camino cómo por ejemplo para hacer pequeñas paradas, antes de llegar a su destino final, puesto que al final no se trata de coger ni de tomar un avión, se trata simplemente de visitar un paisaje.

¿Y qué nos decís de algo como ir en bici por la ciudad de Valencia? Valencia es una ciudad muy, pero que muy de moda últimamente, puesto que mucha gente percibe que es como una segunda Barcelona, pero sin el inconveniente de recibir tantísimos turistas al año como recibe la ciudad condal.

Por eso, atravesar, recorrer y disfrutar Valencia transportándose en bicicleta, si la alquilamos con Valenbisi, tal vez gracias al hecho de que hay menos turistas, se convierte en algo mucho más accesible en todos los aspectos. Porque ir en bicicleta tiene por supuesto ventajas pero también desventajas, puesto que eres tú misma la persona que decide cuando quiere para y detenerse a ver un monumento, un museo, o el simple hecho de buscar dónde te paras a comer algo, sin tener que aparcar ningún vehículo como sería el caso de si viajaras con coche.

Simplemente en una bici vas con ella y vas a ir con ella adonde quieras. Puedes ir por calles grandes, calles pequeñas, no como con autobús y tampoco un transfer en el que en realidad no ves nada turístico en profundidad.

Todas estas son formas diferentes de disfrutar un viaje, y si te acuerdas arregla bien con poco presupuesto, se puede disfrutar viendo un paisaje de un país que tal vez sea nuevo para ti, lo mismo pasaría ya con el autobús, con la bicicleta y coche.

Son simplemente formas diferentes de estar y recorrer un lugar, que puede que sí sean unas mejores formas que otras, según el lugar en el que estemos. Para finalizar, es difícil ir al aeropuerto en bicicleta con el equipaje, aunque sin embargo, es magnífico y por la ciudad de Valencia, preciosa y mediterránea, en este tipo de transporte.

Por lo tanto no os dejéis aconsejar siempre fácilmente a la primera, al menos sin un cierto espíritu positivo pero crítico cuando sea necesario. Debéis tomar vuestra decisión, de una forma con la que viajemos como nos gusta.