6 cosas que puedes ver y hacer en Ibiza

Ibiza es uno de los destinos predilectos de España, algo indudable viendo cómo se ha convertido en el lugar de verano de todo tipo de famosos, incluido estrellas internacionales. Y es que sus 210 kilómetros de playas y su eterno sol son un reclamo inigualable. Sin embargo, Ibiza es mucho más que mar y fiesta. La isla oferta multitud de opciones para todos los gustos, albergando lugares increíbles que van desde mercadillos hasta cuevas, islotes, un casco antiguo con gran historia y espacios naturales exuberantes. Por otra parte, existe una amplia oferta hotelera, por lo que encontrar un hotel en Ibiza no requiere de mucho esfuerzo. Sigue leyendo y descubre qué cosas puedes hacer en Ibiza.

1. Visitar Dalt Vila

El casco histórico de Eivissa es conocido por el nombre de Dalt Vila, siendo una visita obligatoria para todos los visitantes que llegan a la isla. Ubicado sobre un pequeño monte, el Puig de Vila, en 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por sus impresionantes murallas y la belleza de sus calles. Pero no solo hay que pasear por sus tranquilas calles empedradas sino que Dalt Vila desprende historia por los cuatro costados. Un ejemplo de ello es la Catedral, situada en el punto más alto de la ciudad y visible desde el exterior, que se remonta al periodo gótico. No te vayas sin haber pisado su mirador, sus galerías de arte y, por supuesto, haber degustado platos típicos en alguna de sus terrazas.

2. Descubrir los misterios de Es Vedrà

Sus casi 400 metros de altura la colocan como uno de los puntos más visibles de toda la isla, convirtiéndose en una de las postales más bonitas. Este icónico lugar forma parte, junto a Es Vedranell, de la Red Natura 2000 y desde 2002 se encuentran protegidas como Reserva Natural Marítimo Terrestre. La formación rocosa se ha visto envuelta de un aura mágica que atrae a locales y a curiosos en un intento por impregnarse de su energía y por descubrir qué hay de cierto en las leyendas y relatos que la mencionan. Pero, sin duda alguna, lo que le hace especial es la belleza de su entorno natural de grandes bosques de pinos, la playa de Cala d’Hort y sus impresionantes vistas.

3. Hacer una escapada a Formentera

Lo sabemos, salir de una isla para visitar otra no es lo más habitual, pero Formentera es uno de los lugares más bonitos de las Islas Baleares y bien que merece el esfuerzo. La joya del Mediterráneo como muchos la llaman es la más pequeña del archipiélago de las Pitiusas, aunque eso no le impide poseer uno de los bellos paisajes del país. Sin ir más lejos, algunas de las mejores playas del mundo se encuentran aquí, como la playa de Ses Illetes que suele aparecer en la mayoría de rankings. Sus aguas turquesas, sus parajes costeros y su riqueza marina hacen que Formentera parezca salida de un sueño. Formentera no dispone aeropuerto, por lo que la única forma de llegar hasta aquí es a través de un ferry que parte desde Ibiza.

4. Comprar en el Mercadillo de las Dalias

En la localidad de Sant Carles de Peralta se encuentra el que probablemente sea el mercadillo hippy más famosos del mundo: el Mercadillo de las Dalias. Su origen se remonta a 1985, concretamente al día de San Valentín, y en él puede encontrarse todo tipo de artículos de artesanía y textil hechos a mano, además de otros productos como decoración, antigüedades, discos, libros o incluso instrumentos musicales. Tal es su relevancia que son pocos los turistas que no se acercan hasta aquí en una de sus visitas a la isla. El mercadillo está abierto todos los sábados del año a partir de las 10 de la mañana. Desde 2005, los lunes y martes por la noche de junio a septiembre tiene lugar un nightmarket de siete de la tarde a una de la madrugada.

5. Conocer Santa Eulalia del Río

Santa Eulalia del Río es la tercera población de la isla con mayor número de habitantes y la única de las Islas Baleares en poseer un río, además de ser uno de los pueblos más bonitos de Ibiza. La localidad emana un ambiente tranquilo y acogedor que la ha consolidado como un destino turístico familiar y cultural. Además, cuenta con una gran variedad de apartamentos y hoteles, como el Iberostar Selection Santa Eulalia con increíbles vistas a las playas y calas de ensueño de la zona. Sin embargo, uno de sus mayores atractivos se encuentra en la colina de Puig de Missa, donde se asienta la iglesia de Santa Eulalia. Pero tampoco podemos perdernos en esta zona el Museo Barrau o Museo Etnográfico y el paseo marítimo donde podremos darnos un baño.

6. Sumergirse en la naturaleza

Uno de los espacios naturales más importantes de la isla y que debe visitarse sí o sí es el Parque Natural de Ses Salines, un área protegida comprendida entre Ibiza y Formentera. Adquirió esta denominación en 2001, aunque ya fue declarada Reserva Natural en 1995. Su territorio se extiende a lo largo de 16000 hectáreas, de las cuales 13.000 son marinas. En sí mismo, el parque posee una gran riqueza ecológica, paisajista, histórica y cultural. De hecho, es el hábitat de la Posidonia Oceánica que se extienden a lo largo de numerosas praderas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad en 1999. Dentro del parque se localizan también dos playas muy famosas: la de Las Salinas y la de Es Cavallet.